miércoles, 4 de abril de 2012

La democracia está en peligro

«Todos los males de la democracia pueden curarse con más democracia.»
Alfred Emanuel Smith

La democracia actual peligra.

Es hora de hablar sin tapujos, existen grupos de personas que buscan proteger sus privilegios y obtener grandes beneficios en estos tiempos de crisis. Son estas personas las que están dictando a las democracias cómo salvarse de la crisis y como ser más competitivos (recortando salarios, reduciendo vacaciones, aumentando horas de trabajo) y todo para que en el sistema que han diseñado no salgan perjudicados.
 

Mientras, los partidos políticos no comprenden el principio de Auctoritas del S.XXI y empiezan a perder legitimidad social pues los ciudadanos no se sienten representados. Si a esto le sumamos que son estos privilegiados mencionados anteriormente los que avanzan, no cabe duda que nuestra democracia empieza a tambalearse ante una posible dictadura económica que disfrazarán cómo tecnocracia.


En España, vivimos en una democracia frágil, dónde el bipartidismo o único partido con dos facciones, se ha secado de ideas y se ha convertido en oficinas de empleo temporal cada cuatro años.

Luego, encontramos las deficiencias de las ideologías que no terminan de adaptarse al S.XXI:

  • Los conservadores ven peligrar sus tradiciones y les cuesta adaptarse a los cambios.
  • Los socialdemócratas se obsesionan que todos seamos iguales cuando no todos somos iguales.
  • Los liberales ven el estado como un poder coercitivo.
  • Los comunistas no se fían de ningún tipo de mercado.
  • Los apolíticos no se fían de la política, piensan que no sirve para nada y la rechazan porque están desencantados.  


  ¿Cómo podrían mejorar estos espectros políticos? 


- Si los conservadores aportasen su templanza ante las decisiones difíciles y vieran que todas las tradiciones serán respetadas siempre y cuando no comprometan ni la constitución de un pueblo ni los dignidad humana. Un buen comienzo podría ser, hacer evolucionar la tauromaquia hacia el concurso de recortadores y no hacerle daño al toro.


- Si los socialdemócratas aportasen su ideal de igualdad percatándose que un fontanero y otro fontanero no son iguales. Que sus políticas sociales deben repercutir sólo a los más desfavorecidos, desechando la idea de "un cheque bebé para todos" y dándole un cheque bebé sólo para familias desfavorecidas.

- Si los liberales aportasen su deseo por más derechos civiles y vieran que el estado es una herramienta para gestionar la convivencia y no un poder coercitivo. Podrían impulsar organismos que regulen sean más plurales e independientes.


- Si los comunistas aportarsen su planteamiento de mas cooperatividad y menos competitividad, viendo que debe existir un mercado con libertad que respete los Derechos Humanos, que suponga un intercambio beneficioso para ambas artes, que no suponga un impacto medioambiental ni social y que no permita la explotación de las personas

- Si los apolíticos volviesen a recuperar la fe en la política y descubriesen la democracia participativa. Podrían trabajar por obtener una cuota de soberania que consiga más democracia.

En definitiva, para alcanzar una democracia real, debemos todos colaborar juntos para poder conseguirla. No basta solo con consensos para eliminar privilegios o acabar con la especulación, hace falta redefinir los pensamientos actuales y adaptarlos al S.XXI. 



8 comentarios:

  1. No puedo estar más en desacuerdo. La única forma de parar el fascismo neoliberal que se nos echa encima es como ha sido siempre: desde la izquierda y en la calle. Que estamos en España joder, que aquí queda el franquismo sociológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor manera de conseguir superar el franquismo sociológico (que como bien dices existe en España) es cultura democrática y pensamiento crítico.

      Eliminar
  2. muy infantil, no sé si de forma inocente o manipuladora.

    ResponderEliminar
  3. La "democracia" está podrida, no puede funcionar conjuntamente a este modelo de desarrollo y de producción como es el modelo capitalista. Aquí sólo mandan los intereses económicos financieros que es lo que mueve el mundo (por nuestro consumismo impulsivo). La política está condicionada a la economía.

    PD: yo no veo infantilismo, pero sí está muy simplificado (en mi opinión). No hay tanto "corporativismo": los comunistas por un lado, conservadores por otro, liberales... creo que este Sistema se ha encargado de que vivamos en una falso bienestar y acomodo y que nos olvidemos de otros temas más importantes: educación, ética, política, sanidad...

    ResponderEliminar
  4. Tenía entendido que DRY era apolítico. ¿no es cierto? Como en el texto se critica a los apolíticos. Por eso lo digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DRY es apartidista que no es lo mismo que apolítico.

      Eliminar